Dario de Regoyos


                Darío de Regoyos (1857-1913).

Darío Regoyos nació en Rivadesella (Asturias) en 1857 y murió en Barcelona en 1913. Fue un pintor impresionista español que tuvo una relación artística especial con el País Vasco. Pintó la Ría de Bilbao, Irun, La Concha de San Sebastián. Utilizó la técnica puntillista y pintó la luz.

En el museo de Bellas Artes de Bilbao Hay una exposición de sus obras. Muchas son de esta tierra. Llama la atención porque se conocen los paisajes que el pintor nos muestra. Las representaciones que él hace de los lugares, hoy son diferentes; hay más cemento. Me hubiera gustado conocer aquel Bilbao de finales del siglo XIX.

Vizcaya, Guipuzcoa, Asturias y toda esta parte norte siguen mostrando unos montes alfombrados con hierba verde y decorados con frondosos árboles que crecen sin querer. Las escarpadas costas, desafían a un mar bravo y rebelde. Todo un paisaje de lujo.

Sin embargo, yo nací entre el cemento. En el “Bocho” como lo llamaba Unamuno. Nací en un Bilbao menos cargado de hierba y montes del que Regoyos nos pinta. Aunque el Arenal, con su puente sobre la ría y el teatro Arriaga al fondo, siguiera siendo el mismo. La ciudad donde yo nací estaba sucia. Las manchas oscuras, provocadas por la polución, caían por las fachadas de los edificios y se extendían por toda la villa. Junto a Begoña estaba la fábrica de Echevarría con cuatro chimeneas en continuo funcionamiento. Frente la cervecera que había en Deusto, se levantaban, como altos muros ferrosos, los barcos del astillero. Un poco más abajo, siguiendo la ría, estaban los Altos Hornos y la Naval de Sestao.

Hoy, Bilbao es una ciudad limpia. La fábrica de Echevarría se ha transformado en un parque y a los lados de la ría hay paseos ajardinados que rodean al famoso Guggenheim. Todo un mundo para el turismo. Nada que ver con aquella oscura villa en la que yo nací, ni con la que pintó Regoyos. El chirimiri, esa lluvia fina y copiosa es testigo de todos los cambios. Hoy nos acompaña, estoy seguro que Regoyos también se resguardó de ella. Cuando yo era pequeño y llovía, jugaba chapoteando y metiendo mis botas katiuskas en los charcos. Me gustaba ver que, aunque estuvieran cubiertas de agua, no me mojaba los pies.

Anuncios

2 comentarios en “Dario de Regoyos”

  1. Pues yo no digo que hoy en día Bilbao sea una ciudad más limpia, más turística…..pero tengo que decir aunque la mayoría discrepen conmigo, que a mi me gusta más mi Bilbao de entonces. Muy bonito, Fernando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s