Sinfonía del silencio


partitura

Sinfonía del silencio

            Si una noche de insomnio te sentases en la sala a escuchar, verías que el silencio no es mudo. Si, para que no te distrajese la poca luz que se filtra por la noche, cierras los ojos y agudizas el oído; escucharías la sinfonía de sonidos que marca el ritmo de nuestros sueños:

El acompasado tic-tac del reloj, ruido de la eternidad que amplia nuestros recuerdos, exige el cumplimiento de las obligaciones y nos advierte de los límites de nuestra existencia; recorre las estancias de la casa en cascada de golpetes que las prisas del día no nos dejan escuchar y los sueños de la noche apartan.

Esa gota de agua que golpea la cubeta del fregadero. Si escuchamos con atención, parce un incansable torrente capaz de desbordar el pilón. Sonido, que con un tono diferente al del reloj, va marcando un nuevo ritmo a la orquesta.

La profunda respiración del durmiente que en un tranquilo adagio marca el compás del sueño. Es el núcleo de la sinfonía, a la que da sentido y significado en la nocturnidad.

El sobresalto del ronquido que a veces surge como alma en pena que protesta y que, por muy alto y estridente que  se muestre, es incapaz de alterar el ritmo de la música.

La tarima que cruje, como si los fantasmas paseasen sigilosos por el corredor de la casa, es capaz de sobresaltar al atento auditorio de esa extraña orquesta, al que engaña haciéndole creer que no está solo.

El ruido de los coches que pasan por la calle y llegan con sordina a través de las ventanas cerradas de los cuartos. recordándonos que más allá de las paredes de nuestra morada también hay vida.

El viento que de vez en cuando se filtra a través de la rendijas como un mensaje en clave de morse, acompaña a la orquesta con un sin fin de silbidos, unas veces cortos y otras más largos.

La lluvia al caer que, como si de un oculto auditorio se tratase, rompe en aplausos para dar fin a la nocturna sinfonía con un estimulante alegro que despierta el adormilado oyente levantándolo del sillón y llevándolo hacia la ventana cargado de curiosidad y sorpresa.

©F. Urien

Anuncios

4 comentarios en “Sinfonía del silencio”

  1. “recorre las estancias de la casa en cascada de golpetes que las prisas del día no nos dejan escuchar y los sueños de la noche apartan”.

    Esa fue mi parte favorita. La envuelta con mayor tedio y fatalidad, creo yo. Las otras parecen más alegres.

    Un gusto volverte a leer.
    Saludos.

    1. Gracias por el comentario, Daniel. Aunque con un poco de retraso, ya te contesto. La idea al escribir la entrada, era el darnos cuenta de la cantidad de sonidos que hay en los momentos de mayor silencio.

      Un saludo.

      1. No te preocupes por el retraso. Y, sobre lo que dices, tiene sentido, aunque insisto en que el texto mezcla la fatalidad y alegría; entre el silencio y el sonido, claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s