Una noche


P1020031

 

UNA NOCHE

Una noche,

cuando la luna dilataba el silencio entre las calles de París:

se escuchaban las prisas de los tacones,

cantaban las estrellas de la fama,

 en los parques, el arrullo y los besos se escondían.

Una noche

de luces y canciones compartidas,

de estrellas,

de luna y aguas tranquilas…

Las largas sombras de la muerte

espantaron el silencio con el ruido de las balas,

de las bombas,

de los odios de los dioses…

Todos señalaron hacia oriente,

más allá de las aguas bravas del mar;

donde las penas son penas

y penas

y penas

y penas

y penas sin más.

¡Qué difícil es ver el horizonte en un mundo

de brumas estiradas, de sombras inciertas y noches sin luna!

©F.Urien

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s