La Píldora


IMG_20160418_170400

La Píldora

 

—¡Chsss! ¡Calla! Ten cuidado. ¿Ves? Ese es tu padre.

Melinda señalaba con la mano al perro que reposaba tranquilo sobre la alfombra del salón, mientras acercaba el dedo índice de la otra mano a sus labios para que su hijo no hiciese ruido. Ricardo miró a su madre; después, miró al perro y sin decir nada continuó leyendo el libro de historia que tenía entre manos.

—Nos están vigilando… Creen que no lo sé, pero siempre nos están vigilando.

Ricardo dejó los estudios por un momento y echó una mirada a su madre que estaba sentada en el sofá, después volvió la vista al libro. Ella tenía el pelo revuelto y los ojos, abiertos de forma exagerada, no dejaba de mirar al pequeño «Turko» que levantaba la cabeza con las orejas tiesas cuando se sentía observado por su ama. La mujer se movía de forma brusca en el sofá. De vez en cuando, se levantaba e iba a la ventana. Hacía gestos con la cabeza y las manos frente a los cristales dando a entender a los transeúntes que ya sabía que ellos estaban allí. 

—Les voy a decir cuatro cosas. Ellos creen que no lo sé…

Después se acercó a su hijo. Este la recibió con gesto malhumorado. Tenía un examen de «Historia de la Economía» y su madre no le dejaba en paz.  No obstante no decía nada. Se resignaba ante la presencia de su desmelenada compañera. Ella se aproximó a su oído susurrándole:

—Ponen micrófonos  para escucharnos. Voy a decirles cuatro cosas.

Melinda salió del salón. El joven estudiante observó a su madre mientras se alejaba por el pasillo a hurtadillas. Al poco tiempo se escucharon voces en el cuarto. Los ecos de los gritos de la mujer se repartían por la casa como el ruido de las cadenas de un fantasma que escapaba a la razón. Ricardo, tapándose los oídos con las manos,  clavó los codos sobre la mesa con la pretensión de seguir estudiando. Le resultaba imposible. Se levantó y cerró la puerta del cuarto donde su madre hablaba con las paredes. Después, cerró la de la sala y cogió de nuevo el libro. El perro dejó reposar la cabeza sobre la alfombra y agachó las orejas. Se hizo un momento de silencio en la casa. El mudo «tic-tac» del reloj era testigo de la tranquilidad que se respiraba. El muchacho se relajó mientras pasaba las hojas del libro con cierta tranquilidad. El perro se acercó a la puerta de la sala y la empujó con la pata; quería abrirla. La lluvia golpeaba las ventanas con fuerza. El agua se deslizaba por los cristales como pequeños y transparentes riachuelos de caída vertical. «Turko» dejó la puerta de entrada de la sala y se subió al sofá donde se arremolinó y cerró los ojos. 

De pronto, Melinda entró bruscamente y buscó, de un lado a otro de la habitación, hasta que vio al perro sobre el sofá. Sus gestos eran bruscos, rápidos, estaba nerviosa. Se abalanzó sobre su hijo y le preguntó:

                —¿Qué te ha dicho Sergio? Sé que habéis estado hablando de mí.

                El muchacho se levantó de la mesa donde los libros no dejaban de reclamarle y le ofreció a su madre una pasilla con un vaso de agua, mientras inquiría levantando la voz:

                —¡Tómate esta pastilla!

                —¿Qué habéis estado hablando de mí?

                —¡Padre ha muerto! ¡Murió hace un año!

                Después le acercó la pastilla a la boca. Ella la rechazó volviendo el rostro hacia un costado. Ricardo tomó una bocanada grande de aire y sujetó a su madre con un brazo, mientras con el otro intentaba meterle la pastilla entre los dientes. Melinda cerró los labios con fuerza y apretó los incisivos para no tomarla. Se revolvía y resistía con todo el cuerpo. Empujaba con fuerza la mano de su hijo rechazando la medicación. Ricardo, fuera de sí, sujetó la mano de su madre y volvió a forzar sus labios de tal forma que los dos cayeron al suelo. La pastilla rodó hasta debajo del sofá y el vaso de agua se vertió sobre la alfombra. Ricardo se levantó arrepentido de lo que había hecho y ayudó a su madre a ponerse de pie. Esta rechazó el auxilio de su hijo de forma violenta mientras le recriminaba:

                —¡No voy a tomar eso nunca más! ¡Tómatelo tú!

                Después, incorporándose, se acercó al sofá donde se encontraba “Turko” y, señalando al perro, gritó mientras hacía un monto de aspavientos con las manos:

                —¡Tú!, ¿verdad que eres Sergio? ¡A mí no me engañas!

                Ante semejante diatriba, el animal que estaba tranquilo, saltó del sofá y ladró con fuerza a su ama mientras le enseñaba unos colmillos cargados de rabia. La mujer, asustada, se dejó caer sobre el sillón y se encogió en él mientras se cubría la cabeza con los brazos. El perro paró de ladrar, bajó las orejas y se acercó a su ama que temblaba de arriba abajo. Ricardo, al ver a su madre encogida en el sillón, cubriéndose la cabeza con las manos entrelazas en la nuca y temblando de la misma forma como lo hacía antes, cuando su padre, Sergio, la amenazaba y gritaba; cogió una pastilla y un vaso de agua, se acercó a ella, retiró los brazos de su rostro con suavidad, le dio un beso en la mejilla y la apretó entre sus brazos mientras ella se tomaba la píldora.

©F.Urien

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s