El río


img-20141019-wa0005

 

El río

Las patrias son ríos,

gélidos ríos de agua que bajan con música de cascabel.

Las flores, en sus riberas, curvan los tallos.

La corriente no es capaz de arrastrar sus colores

que brillan,

brillan entre reflejos de estrellas

al compás del tintineo del agua

según baja el torrente.

Los árboles inclinan sus ramas.

Sufren las hojas,

sufren

por no poder alcanzar el manantial.

El viento salpica el frescor del frío truhán cascabelero

que, con su alarido,

reclama las miradas del cielo.

Se sonrojan las estrellas de envidia

al ver inclinarse el vergel ante tantos destellos.

Piensan que son luceros

que han huido del oscuro firmamento.

Atrapa el alma del poeta

y las miradas del caminante ajeno

que, embrujado por la música de las lamias,

se deja llevar por la corriente…

como la hojarasca,

a la deriva entre cascabeles mudos,

aromas de flores,

hojas silvestres y ramas secas.

Entre empellones de duras piedras,

guijarros afilados…

El agua, fría y distante,

arrastra sus almas

hasta ahogarlas

en el fondo del río.

©F. Urien

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s