Un árbol de Navidad


rbol-muerto-en-un-blanco-13824059

Un árbol de Navidad

El viento levanta el polvo
que cristaliza en el suelo.
Los recuerdos del pasado
lloran los sueños de Alepo.

En lo alto de una ruina,
sin techumbre ni apresto,
tras la ventana sin marco,
un árbol de Navidad han puesto.
Sus hojas están marchitas,
su tullido tronco, seco.

Cuelgan de sus mustias ramas
algunos parcos deseos.
La gravedad, poco a poco,
los va arrastrando hasta el suelo.

Como simiente del aire
entre las raíces del cedro
reposan, rodeando al tronco,
pobres malogrados sueños.

¡Ya no brillan las estrellas!,
¡ni están verdes los setos!,
¡ni el agua humedece el polvo
que cabalga con el viento!
solo las quebradas piedras
ornan el marchito cedro.

Un niño desde allá abajo
observa el árbol incierto.
Lleva en la mano un cordón
atado a un carro de sueños.

Tras una ventana fría
un árbol de Navidad han puesto;
de hojas secas, mustio tronco
y desterrados deseos.

Entre piedras, polvo seco
y la simiente de anhelos
un brote verde ha nacido
levantando caídos sueños.
Los arrastra con sus ramas
queriendo alcanzar el cielo.

©F.Urien

Anuncios

3 comentarios en “Un árbol de Navidad”

    1. Es cierto lo que dices. Una cosa que me parece injusta, es el silencio mientras son tantas las personas que sufren el terror de la guerra. Creo que necesitan tener más voz. Aunque la mía sea muy pobre; ahí la dejo.
      Un saludo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s