Noche de Navidad


 

 

bokeh christmas lights illuminated lights
Photo by Sharon McCutcheon on Pexels.com

Noche de Navidad

 

A Ernesto Enciso Albiol le gusta la Navidad. Su casa se llena de luces que parpadean mientras dibujan pensamientos en el aire, los paquetes de colores danzan de un lado a otro, se oyen villancicos cuyas letras sus labios repiten sin querer, hay olor a pan de hogaza, se escucha el sonido del turrón y los abrazos se reparten como si no costara nada. Todos se felicitan por no sé qué, pero sonríen los labios mucho más a menudo de lo que acostumbran.  Muchas miradas parecen volver a encontrarse después de tiempo ausentes. En Navidad se oye el  ruido del dinero y los niños corren al son del cascabel del reno. Los sueños parecen ocupar todas las estancias a todas horas. Las penas caen como pompas de jabón, lentamente, hasta llegar al suelo, donde explotan mudas y desaparecen. Se adornan las paredes con brillos de colores y el Arco Iris luce su luz sobre todo por la noche. Las estrellas bajan del cielo y vagan incandescentes por las calles de Bilbao, sosiegan el aire que rodea la inocencia con una melodía que apenas se oye, pero que todos tararean sin querer.

Ernesto, en la noche de Reyes, siempre pone los zapatos en la ventana, casi al aire libre, para que “Sus Majestades” los vean y no pasen de largo. Su carta de deseos no es larga: solo un abrazo. La escribió con  tinta azul en un pape liviano. Una ráfaga de viento la hizo volar, aún se mantiene en el aire como una paloma que recorre la ciudad.

Lo que menos le gusta de esos días es el frío. Aunque Bilbao es una ciudad donde raramente nieva; si llueve. El agua, en invierno, se cuela hasta los más escondidos rincones mojando las ilusiones olvidadas. Su persistencia empapa y penetra en esa hogaza de pan que pierde su olor y textura. Cuando el viento frío del norte empuja a la lluvia con fuerza; entonces las gotas parecen afilados carámbanos que penetran a través de los cartones que cubren su cuerpo agitando sus sueños y no dejándole dormir.

©F. Urien

Anuncios

CANTOR


black and white book composing document

Cantor

Siempre tuvo buen canto

sus cuerdas no eran vocales

sino una orquesta

de flautas, trompetas, violines y tambores en compás.

Si la música fuera líquida

y formara un río de gran caudal,

donde el pentagrama bajase en cascada

rompiendo las notas entre saltos, rocas, peñascos y demás;

él repetiría sus glosa,

y aunque la tesitura fuese de tenor, barítono o soprano;

la liquidez de sus cuerdas sería capaz de cantarlo

superando al trueno en su ruido,

a las olas en su ritmo,

a la noche en su silencio,

al otoño en su marchitar.

Y no el cristal

sino el acero más duro,

con su agudo tono vibrante

la voz doblaría

su orgullo, su brillo, su filo y sus ganas de luchar.

Y soñarían los pájaros

con los trinos de su aliento

y el viento frío del norte

con sus labios al silbar.

©F. Urien

MIGRANTE


Resultado de imagen de zancadilla a un inmigrantes

Migrante

Traspasó, del incierto horizonte,

su cortina azul

salpicada de piedras, de cristales, de puntas y de zarzas.

El suelo quebraba en sus pies

Y Los recuerdos

quemaban

entre las oscuras y negras incandescencias

del dolor.

Un futuro azul, de pan caliente, de dulce aroma

canta, canta,

canta el destino que entre los arroyos, las flores, las hojas, la brisa, el sol,

retiene un trocito del alba.

En un puño su vida,

en sus ojos el horizonte

el horizonte azul

el que desborda  de aromas amarillos y música de luz.

Olió las flores, los campos, los ríos,

y se dejó arrastrar por los cantos de los pájaros,

por la brisa cálida,

por los montes,

por el brillo de los parques,

por las torres de cristal,

por susurros al oído,

por su nueva casa.

Sus labios

como arco iris de colores imposible de alcanzar

reían, reían, reían,

reían  por volver a creer en los sueños,

pesadillas que antaño lloraban.

Dejó el mundo de cenizas,

de volcanes,

de lodo…

por un mundo de luz entre cristales de colores

y un mar de esperanza.

©F. Urien

El libro


abstract blur book book pages
Photo by Pixabay on Pexels.com

El libro

 

Parecía un libro como cualquier otro, sus pastas eran duras, de color rojo con un ribete dorado. Era más bien grueso y grande, como los libros de antes que pesaban y costaba un poco abrirlos. Lo encontré sobre la mesa de mi despacho en la alcaldía de “Cienpasos”, venía empaquetado a mi nombre y no tenía remitente. Fue extraño desde un principio y sorprendente cuando se me ocurrió abrirlo.

Era el siete de enero, después de “Reyes”. Pregunté por el donante de dicho presente y nadie me contestó, había aparecido allí como un anónimo regalo de Navidad. Al coger el paquete en mis manos noté su peso y al abrirlo me sorprendió el título del mismo “No te enteras de nada”. Era como una broma de los “Inocentes”, pero en el día posterior a “Reyes”.

Lo más sorprendente fue cuando pretendí leerlo; no pude: las frases no tenían sentido y las palabras se desordenaban según las iba leyendo. Podía verlo con mis propios ojos y comprobarlo cuando pretendía releer un párrafo: cambiaban las palabra, las comas, los puntos; siempre guardando el orden del sinsentido. La numeración de las páginas estaba desordenada, aunque el grosor del libro siempre parecía el mismo, nunca pude contar sus páginas, variaban también en número. Solo la frase con que finalizaba el libro era legible: “No te enteras de nada”.

Me sorprendió que alguien gastara tanto dinero en encuadernar un libro estúpido, y mágico, si es que así se pudiera llamar a la alteración continuada de las palabras y frases. Y la frase al final… Algo había de extraño en todo aquello. No obstante, terminé por no hacerle caso y seguir con mi trabajo.

Aquella noche no pude dormir tranquilo, el extraño libro despertó mi curiosidad de tal modo que no podía quitarme de la cabeza el hecho de que el movimiento de las palabras, la alteración de las fases, el cambio en el número de hojas y todo en su conjunto hicieran de él un libro realmente vivo.

Desconcertado e incapaz de comprender todo aquello, decidí llevárselo a mi primo Enrique, era

doctor en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada; si alguien podía ayudarme era él.

Sin embargo, aunque intentó leerlo, al igual que yo, no pudo. Le sorprendió el hecho de que las frases cambiaran, que las letras bailaran y que las hojas fueran inconsistentes en número. Nunca había visto una cosa igual. Todo era muy extraño.

Después de intentar leer una y otra página, de abrir y cerrar el libro un ciento de veces, de tomar notas y notas y más notas, hasta el punto de ver que las mismas no tenían sentido; me aconsejó que se lo llevara a D Aniceto, un filósofo y pensador que él conocía de la Universidad.

El filósofo, al igual que yo y mi primo Enrique, abrió y cerró el libro un ciento de veces, lo leyó con gafas, sin ellas, con lupa, dándole vuelta, lo intento leer bocabajo, entrelineas, moviendo la cabeza desde diferentes ángulos, de mil formas más; no pudo aclararme nada. Era un libro tramposo, peor que cualquier jeroglífico de una civilización desconocida. Al final, devolviéndome el pesado libro me dijo;«Siempre habrá cosas que no seamos capaces de entender; esta es una de ellas» y me aconsejó que lo dejara en paz y me olvidara de él.

«¡Vaya un filósofo de tres al cuarto!»; pensé para mí. No obstante, como no podía hacer nada más que olvidarlo, me olvidé de él.

Un día, trajeron a mi nieto a casa para que lo cuidásemos. Es un muchacho excelente, hace que nuestro hogar vuelva a tener un poco de vida, como antes, con el ruido de las risas en las paredes y el desorden en los pasos por el suelo. Lo dejé jugando con la pelota; sin embargo, cuando fui a mi escritorio, lo vi tirado en el suelo con el extraño libro abierto sobre la alfombra; lo estaba leyendo. Al menos eso era lo que parecía, pues se entretenía un rato en cada hoja y de vez en cuando sonreía. Me acerqué a él y le pregunté; «¿Qué estás haciendo?». Me contesto que leyendo y al preguntarle a ver qué decía, me dijo, con una sonrisa en la boca, «cosas de niños»; y se fue corriendo con el balón a jugar a la calle.

©F. Urien

Sentido y silencio


 

sky space dark galaxy
Photo by Pixabay on Pexels.com     

Sentido y silencio

 

El Sol gira en torno a la Vía Láctea

mientras la luz su giro no alcanza

y la noche, en su fiesta callada,

al astro espía con vista ciega.

 

Lleva la Tierra tal movimiento

que la música al aire se abraza

y el Sol, que de su viaje es el centro,

no la libera en su eterna marcha.

 

La Luna en su huida tampoco para

y gira alrededor de la Tierra,

de tantas vueltas ya mareada,

mientras sigue a un Sol que vuela y vuela

retando a la luz con marcha brava.

 

Entretanto, estoy aquí sentado

junto a este arbusto de acebo yerto

que el trajín de la brisa no asusta

y el agua refleja el tronco tieso.

 

Siento un susurro de aire sereno…

todo está tan tranquilo, tan quieto.

©F. Urien

El nuevo día


IMG_20160311_183048

El nuevo día

 

Ya se retira la noche,

la aurora está nublada

como tantos días

al nacer el alba.

Las calles de Bilbao,

entre cortinas de agua,

quiebran el silencio

con música de charcas.

Las sombras se esconden

ante el gris de la mañana.

La ría cruza la ciudad

así, como si nada.

La prisa golpea los puentes

besando los pies de la mañana.

corre la tinta en el papel

como en Bilbao corre el agua.

Porque sobre sus calles

entre diminutas gotas

ha regresado la luz

de un millar de luciérnagas.

 

©F. Urien

 

 

 

Contra las fronteras


Imagen 071

 

Contra las fronteras

Nunca he estado de acuerdo con la idea de crear nuevas fronteras, siempre me ha parecido mucho más interesante el destruirlas, al fin y al cabo, todo somos iguales. ¿Por qué tanta obsesión en separarnos? ¡Hagamos equipo!, cuanto más grande mejor.

Traigo dos poemas contras las fronteras para quien guste.

                 —–000000—–

¡Qué poco herméticas son las fronteras de los reinos humanos!

¡Cuántas nubes  las cruzan sin castigo,

cuánta arena del desierto va de un país a otro,

cuántas piedras del monte ruedan en propiedad ajena

saltando provocativas!

¿Tengo que enumerar, uno a uno, los pájaros al vuelo,

o al que en este momento se posa en una barrera cerrada?

Aunque sea solo un gorrión, su cola ya es fronteriza,

pero su pico es de aquí. Y para colmo no se está un segundo quieto.

De los innumerables insectos me limitaré a la hormiga,

que entre las botas del guardia,

no se digna a contestar a las preguntas: de dónde, a dónde.

¡Ah, ver claramente, a un tiempo, ese completo desorden en todos los continentes!

¡No es acaso ese ligustro de la orilla contraria

el que pasa por el río, de contrabando, una enésima hoja?

Porque quién si no la atrevidamente manilarga sepia

viola la zona sagrada de las aguas territoriales.

¿Cómo se puede hablar de un cierto orden,

Cuando ni aun las estrellas se dejan colocar

para que nos quede claro bajo cuál hemos nacido?

¡Y qué del censurable extenderse de la niebla!

¡Y del polen que surca las estepas

Como si nunca hubieran sido divididas!

¡Y de las ondas del aire que llevan servicialmente el sonido de las voces:

Chillidos evocadores, gorgoteos con sentido!

Sólo lo humano sabe ser verdaderamente ajeno.

El resto son bosques mixtos, trabajo de zapa y viento.

(Wislawa Szymborska)

 

 

Único y sin fronteras. Compacto

escalador de diáfanas planicies

que comienzan en ti y en ti terminan

sin que comiencen ni terminen nunca.

Aduanero de paz que ruborizas

la feria de colores de los mapas

y l’alta diplomacia de los soles.

Tan solidario siempre. Y tan igual

en tu imperio de alados celuloides,

sin problemas raciales que dividan

tu universal desvelo de ser uno

frente a los continentes disgregados.

Ahora sí que puedes encontrarme

en los primeros planos de tu insomnio.

(Pedro García Cabrera)

 

Literatura.com site